Cámaras sumergibles

Las cámaras acuáticas son un tipo de cámaras compactas idóneas para aquellos que les gusta capturar todos y cada uno de los momentos vividos durante sus vacaciones en la playa o en la piscina, ya que pueden recibir salpicaduras o ser sumergidas en el agua sin ningún tipo de problema.

 

 

¿Como elegir una buena cámara de video?

Son bastantes los aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar una videocámara, algunos de ellos hasta muy subjetivos, pero hemos intentado resumirlos en los más importantes:

  • El sensor.
  • Zoom.
  • Estabilizador de imagen.
  • Pantalla LCD.
  • Conexiones.
  • Tamaño, peso y ergonomía.
  • Otros aspectos como la autonomía de la batería, modos manuales o posibilidad de hacer fotos mientras se graba.

Empezamos el repaso a las características deseables de nuestra videocámara con uno de los aspectos básicos. Ya puede la cámara ofrecernos todo el oro del mundo, que si la óptica no acompaña, no tendremos una imagen digna de mostrar.

ÓPTICA

Lo básico a la hora de mirar la óptica de una videocámara, es que ésta sea de calidad. Nos encontraremos con modelos con sensor CCD, CMOS y 3CCD básicamente. Optar por un modelo con óptica Carl Zeiss, Fujinon o Leica (Panasonic normalmente) supondrá una acierto casi seguro. Escoger el modelo 3CCD, más caro que los normales, nos asegura una imagen de gran calidad principalmente en el tema del detalle y la representación de color. Esta tecnología trata de forma individual cada color, lo que nos ofrece mejores resultados.

Otro aspecto en el que debemos de fijarnos es en la resolución del sensor. Aqui nos encontramos con una gama muy amplia de resoluciones, que pueden ir de los poco más de 500.000 píxeles a más de 6 millones.

Un punto básico en el que debemos de fijarnos es la luminosidad de la lente. Como norma general, cuanto más bajo es el número f de la misma, más luminosa es la óptica. Y eso es precisamente lo que debemos de buscar.

ZOOM

Otro de los aspectos en los que más se fija la gente a la hora de comprar una videocámara es el zoom. Por el uso que yo le doy a las videocamaras, no es un aspecto que tenga en cuenta, pero para otros muchos puede ser una factor determinante. Como ocurre con las cámaras de fotos, debemos distinguir y fijarnos bien si se nos está ofreciendo un modelo con zoom digital, óptico o combinación de ambos.

El único que nos interesa es el zoom óptico, que acerca la imagen como resultado del movimiento de las lentes, no de recortar la imagen final que obtenemos. Mucho cuidado con esto y tengámoslo muy en cuenta.

ESTABILIZADOR DE IMAGEN

Si el estabilizador suele ser importante en una cámara de fotos para que en el segundo en que estamos tomando la foto no se nos mueva la imagen, en una videocámara lo es quizas todavía más. Al fin y al cabo vamos a estar grabando un tiempo considerable, con la cámara normalmente sostenida solo con la mano y si usamos el zoom, cualquier movimiento se aprecia mucho.

Contar con un estabilizador de la imagen es pues un requisito que tenemos también que tener en cuenta a la hora de adquirir una nueva videocámara. Son de renombre los que montan las videocámaras Panasonic (Mega OIS) o las Sony, con su SteadyShot.

PANTALLA LCD

Hace un tiempo, contar con una pantalla LCD en las videocámaras era algo excepcional. Se usaba por contra el visor típico. Eso ha cambiado, en parte por el tamaño más reducido de las videocámaras y la comodidad de ir viendo en pantalla grande lo que estamos grabando.

Las pantallas LCD de las videocámaras actuales tienen que tener un tamaño considerable, entre 2.6 y 3.5 pulgadas y con buena resolución. Debemos poder regular el brillo de la misma para adaptarnos a las condiciones luminosas en que grabemos. Y con lo pequeñas y manejables que son las videocámaras en la actualidad, que la pantalla gire completamente y podamos colocarla en casi cualquier posición es un muy buen punto extra.

En la actualidad, muchas de ellas son de tipo táctil para poder reproducir y controlar los menús de la cámara desde la misma pantalla, sin necesidad de botones físicos. Eso sí, no olvides que el disponer de una pantalla brillante y de gran tamaño va a suponer que la batería tenga una autonomía menor.

CONEXIONES

Cuando terminemos de grabar nuestros vídeos, lo normal es que queramos hacer dos cosas: ver el contenido directamente en el televisor sin editar nada, o pasar el contenido al ordenador y tratar las imágenes un poco.

Para lo primero, es básico, y no falta en ningún modelo, disponer de salidas de audio y vídeo, normalmente S-Video o video compuesto. Para pasar el contenido al ordenador ya hay más posibilidades, pero en general dispondremos de conexiones Firewire (o i-link) y USB. Las primeras necesitarán de un puerto de ese tipo en el ordenador, o en su defecto tendremos que comprar una tarjeta adecuada. Lo normal en la actualidad es que la videocámara se conecte al ordenador por el puerto USB, pero recomendamos que la opción Firewire siga ahí, pues es la mejor forma de transferir vídeo al ordenador.

El puerto USB nos permitirá por ejemplo usar la videocámara como webcam. Y una salida HDMI sería un extra muy interesante si estamos pensando en comprar un modelo que grabe a alta definición.

Deja un comentario